Gripe o influenza

¿Qué es la gripe?

La gripe o influenza es una enfermedad viral respiratoria que se presenta habitualmente en los meses más fríos del año. Existen tres tipos de virus de la gripe, de los cuales A y B son los más frecuentes.

La cepa A H1N1 ahora es estacional, por eso la vacuna antigripal incluye esta cepa (entre otras). Los grupos de riesgo pueden recibirla gratis en hospitales y centros de salud.

Transmisión

La gripe -al igual que otras infecciones respiratorias- se transmite por contacto con secreciones de personas infectadas a través de las gotitas que se diseminan al toser o estornudar y de superficies u objetos contaminados con estas secreciones.

Síntomas

Esta enfermedad se manifiesta con:

  • Fiebre mayor a 38 ºC.
  • Tos.
  • Congestión nasal.
  • Dolor de garganta, de cabeza y muscular.
  • Malestar generalizado.

En los niños pueden presentarse también:

  • Problemas para respirar.
  • Vómitos o diarrea.
  • Irritabilidad o somnolencia.

Medidas preventivas para evitar las infecciones respiratorias

  • Lavar frecuentemente las manos con agua y jabón especialmente al regresar a la casa luego del trabajo, escuela o salidas. Si no se cuenta con agua se puede utilizar alcohol gel o al 70%.
  • Evitar la concurrencia a espacios cerrados con mucha gente porque se favorece el contagio de infecciones respiratorias.
  • Ventilar bien la casa, espacio laboral o escolar cuando sea posible.
  • Cubrirse la nariz y la boca al toser o estornudar y utilizar pañuelos descartables.
  • Realizar la vacunación antigripal, aquellas personas que pertenecen a los grupos de riesgo definidos.

Medidas frente a los primeros síntomas

  • Consultar inmediatamente si se presentan síntomas, bajar la fiebre con paracetamol y concurrir a un efector cercano al domicilio.
  • Si se le ha diagnosticado gripe, deberá quedarse en su casa, seguir las indicaciones de su médico y controlar los síntomas.
  • Se recomienda que permanezca en su casa durante al menos 24 horas después de que la fiebre (37.8°C) haya cesado excepto para recibir atención médica o para cosas que tenga que hacer y nadie pueda hacerlas por usted. Aislamiento domiciliario por 7 días.
  • Evite el contacto directo con otros, especialmente con las personas que puedan contraer la gripe fácilmente, como personas de 65 años y mayores, personas de cualquier edad con enfermedades crónicas (como asma, diabetes, o problemas cardíacos), mujeres embarazadas, niños pequeños y bebés.
  • Lávese las manos con agua y jabón o con un desinfectante para manos a base de alcohol, especialmente después de usar pañuelos desechables y después de toser o estornudar usando las manos.
  • Cúbrase la boca al toser o estornudar.
  • Beba líquidos como agua, caldo, a fin de prevenir la deshidratación.
  • Limpiar las superficies con agua y detergente o jabón, o alcohol al 70%.
  • Ventile los ambientes.
  • En algunos casos se le indicará realización de estudios (análisis y/o radiografías) y pueden indicarle un medicamento antiviral si usted pertenece a grupos de riesgo.

Signos de alarma

Prestar atención a los "signos de alarma", es la mejor manera de detectar y tratar a tiempo las infecciones respiratorias, impidiendo que se agraven. Busque atención médica inmediatamente si:

  • Tiene dificultad para respirar, le falta el aire, está agitado y/o respira con pausas.
  • Siente dolor o presión en el pecho o abdomen.
  • Tiene mareos repentinos.
  • Se siente confundido.
  • Tiene vómitos graves o persistentes.
  • Duerme mucho y le cuesta despertar.
  • Palidez de piel y color azulado de labios.

Recomendaciones por contacto con alguien con gripe

Si en su casa, escuela, trabajo estuvo en contacto con alguien que fue diagnosticado como gripe:

  • Evite estar cara a cara con la persona enferma. Cuando cargue un niño pequeño que está enfermo, ponga el mentón del niño sobre su hombro para que no tosa en su cara.
  • Consulte al equipo de salud que asiste al paciente sobre cualquier cuidado que pueda ser necesario, especialmente si la persona está embarazada o tiene una afección médica crónicas (diabetes, enfermedades cardíacas, asma, trastornos de las defensas).
  • Mantenga a la persona enferma alejada de otras tanto como sea posible, especialmente de aquellas personas que tienen alto riesgo de desarrollar complicaciones por la influenza.
  • Asegúrese de que todos los miembros del hogar se laven las manos con frecuencia, utilizando agua y jabón o algún desinfectante para manos a base de alcohol.
  • Revise que aquellos que tienen riesgo de complicaciones por pertenecer a grupos de riesgo hayan recibido este año la vacuna antigripal.