Salud / IAPOS / Campaña "Hablemos de la depresión" - Día Mundial de la Salud /

Prevenir la depresión durante el envejecimiento

Los cambios vitales que conlleva el envejecimiento pueden provocar depresión.

Lo que debe saber:

  • La depresión es una enfermedad que se caracteriza por una tristeza persistente y por la pérdida de interés en las actividades con las que normalmente se disfruta, así como por la incapacidad para llevar a cabo las actividades cotidianas, durante al menos dos semanas.
  • Además, las personas con depresión suelen presentar varios de los siguientes síntomas: pérdida de energía; cambios en el apetito; necesidad de dormir más o menos de lo normal; ansiedad; disminución de la concentración; indecisión; inquietud; sentimiento de inutilidad, culpabilidad o desesperanza; y pensamientos de autolesión o suicidio.
  • La depresión es frecuente entre las personas de edad avanzada; sin embargo, generalmente se pasa por alto, y las personas afectadas no suelen recibir tratamiento.
  • La depresión entre las personas de edad avanzada va asociada normalmente a afecciones físicas, como cardiopatías, hipertensión, diabetes o dolor crónico; a acontecimientos vitales difíciles, como la pérdida de la pareja; y a una disminución de la capacidad para hacer cosas que antes se podían hacer.
  • Las personas de edad avanzada corren un mayor riesgo de suicidio.
  • La depresión se puede tratar con terapia de conversación, con medicación antidepresiva o con una combinación de ambos métodos.

¿Qué puede hacer si está desanimado o cree que puede estar deprimido?

  • Hable de sus sentimientos con alguien de su confianza.
  • Si cree que está deprimido, pida ayuda profesional. Hablar con un profesional sanitario local o con su médico de cabecera es un buen punto de partida.
  • Siga haciendo las actividades que siempre le han gustado, o busque alternativas si ya no le es posible realizarlas.
  • No se aísle. Mantenga el contacto con familiares y amigos.
  • Coma a intervalos regulares y duerma suficientes horas.
  • Si puede, haga ejercicio regularmente, aunque se trate de un pequeño paseo.
  • Evite o limite la ingesta de alcohol y tome solo los medicamentos que le prescriba su médico.

Recuerde: es mucho lo que se puede hacer para prevenir y tratar la depresión en la vejez.